Hacia una comprensión Eco-teológica

 “No te preocupes por vivir en este mundo, mejor preocúpate por la mansión celestial que Dios tiene para ti en el cielo”

     Lamentablemente este fue y sigue siendo el pensamiento de algunos creyentes que no han logrado comprender la relación Dios-Cosmos, y solo se enfocan en proyectar al ser humano a otro mundo donde “si está Dios”. La sorpresa es cuando analizamos el profundo vínculo entre ecología y teología; la palabra ecología proviene del griego «οίκος» oikos=”casa”, y «λóγος» = logos” conocimiento” Ernst Haeckel (1834-1919), dice que “la ecología es el estudio de la interretro-relación de todos los sistemas vivos y no vivos entre sí y con su medio ambiente”

    Así mismo la teología  (Théos = Dios, logos = palabra), busca también una relación integral del ser humano con Dios, el otro (prójimo) y la naturaleza misma donde él habita, es decir,  en el “Oikos”, eco o casa. En este sentido,  no podemos negar que la ecología y la teología merecen tener un dialogo de reconciliación y así mismo una unión  hoy en la actualidad a favor del bienestar social.

     En la biblia se pueden encontrar también fragmentos que  invitan y en cierta forma comprometen al creyente a cuidar el medio ambiente, entre ellos está el mandato cultural por excelencia en Génesis 1:26 Al ver Dios tal belleza, dijo: «Hagamos ahora al ser humano tal y como somos nosotros. Que domine a los peces del mar y a las aves del cielo, a todos los animales de la tierra, y a todos los reptiles e insectos» (TLA).

   Llama la atención que el termino dominar se ha malinterpretado o bien no se ha respetado como tal, ya que Dios no ordenó al hombre a violentar la naturaleza, sino más bien le dio el encargo de cuidar, guiar, y hasta amar su casa. Lo que el creador siempre ha querido es que haya un orden y una armonía universal.  Pero, ¿En qué momento perdimos esta dirección?, realmente es difícil saberlo.

     Lo que si tenemos en cuenta es que la edad moderna lanzó a la humanidad hacia un futuro prometedor donde la industrialización se generó progresivamente, se puede ver hacia el pasado en donde la inteligencia del hombre obra dentro de la Eco (tierra), creando y formando mejores infraestructuras, pero lo triste es que no se percibe una propuesta de sustentabilidad integral para el mundo en general, por lo tanto se llega a la conclusión de que el ser humano ha exprimido y violentado la naturaleza que se le entrego para cuidar.

     El desafío hoy en el siglo XXI, es lograr tener una compresión eco teológica, y así mismo tomar acciones responsables que nos ayuden a cuidar el medio ambiente, el llamado urgente es, hacia una “ética mundial, una ética planetaria” Leonardo Boff (2001)  es necesario que el hombre tome acciones con valor, principios, equidad y con justicia. Estamos en un excelente tiempo para reflexionar sobre la hermosa y perfecta creación de Dios, así como también preocuparnos sobre el papel que hemos desempeñado los seres humanos, “papel de eternos rivales”, en vez de ser los defensores y mayordomos de la naturaleza y sus especies.

     El reto es claro, nadie que se llame cristiano puede hacerse a un lado y convertirse sólo en un espectador ante tales aberraciones ambientales que acontecen en el tiempo presente, puesto que como administradores y “hermanos mayores” de todo lo creado daremos cuentas ante el gran Creador del cosmos.

La naturaleza nos hermana (1)

    Es necesario que hoy se escuche la voz de la fe, de los que creen en un Cosmo-Génesis, los que predican que Dios embelleció el planeta tierra para que el ser humano tenga una casa donde habitar, pero esta voz tiene que escucharse en acción, una que involucre el quehacer ecológico, acompañada del mandato cultural y sobre todo con responsabilidad moral y social.

 

 

¡BIENVENIDOS!

Este Blog ha sido creado gracias al despertar teológico en nuestras vidas como estudiantes dentro de una Universidad de Teología, misma que nos ha desafiado ha expresar nuestras opiniones ante las necesidades eclesiales y problemas sociales contemporáneos, con la finalidad de contribuir al bienestar integral de cada individuo.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora