¡CANTO DE ALEGRÍA, POR LA JUSTICIA!

Por: Juan Manuel Murillo Barreras

“Te adoraré SEÑOR con todo mi corazón y le contaré al mundo entero todas tus maravillas. ¡Me alegraré por lo que hiciste y me regocijaré! Oh Altísimo, a ti cantaré alabanza” Salmo 9:1-2.

Uno de los salmos dentro de la pastoral que más me ha desafiado es el Salmos 9, esto debido a sus alcances en la predicación evangélica hoy. Sus singulares declaraciones son relacionadas sin lugar a dudas con el mensaje de Cristo, podemos decir que este poema se acerca demasiado al canto cristológico de Jesús de Nazaret en los evangelios en cuanto a la tarea liberadora.

Las lecturas sociológicas del presente siglo, en especial desde la religión en América Latina hacen hincapié de una forma urgente de retornar al Dios que hace justicia. Es por eso que el canto número 9 del salterio, no solo se queda en un escueto “himno”, sino también es una invitación a la acción redentora para la iglesia hoy.

La voz al pueblo

El poeta en el Versículo 6 ha dejado claro que la voz ha sido regresada al pueblo porque los enemigos que oprimen ya no existen “Desgracia sin fin cayó sobre el enemigo; arrancaste de raíz sus ciudades, y hasta su recuerdo se ha desvanecido”, quizá son los pueblos del mar (que significan maldad), los filisteos, etc. Esos enemigos que han irrumpido la paz nacional, aquellos que invaden su identidad y destruyen a su gente sin piedad. Los grupos que no se conforman con tener un espacio en las zonas ya tomadas, sino que su poder hegemónico los ha deshumanizado.      

Cuanta necesidad acontece hoy en los países de América latina de que los poderes neo-liberales y neo colonizadores sean callados, esos que no se conforman con tener ciertos espacios y que buscan cada día arrebatar la palabra al más frágil, los enemigos capitalistas y globalizadores que se imponen con violencia y destrucción. Sus efectos militares son aterradores en cierta forma, regulan y no permiten que alguien levante la voz

El gigante y sus aliados

     Existe un gigante, y tiene muchos aliados más, es grande y poderoso. El salmista exclamó “Porque tú me has hecho justicia, me has vindicado; tú, juez justo” V. 4, No se adormeció el que cuida al pueblo, está siempre atento al llamado de ellos, pero, ¿quién podrá apropiarse hoy de estas palabras? Es una pregunta que queda muchas veces en el aire, retadora, pero a la misma vez atemorizante, porque ir contra un sistema, un gobierno esclavizante, una sociedad corrompida y sin moral no es nada fácil.  

     Según el poeta existe un punto crucial para regresar la voz al oprimido y es la “Justicia de Dios” (V. 8). Esta que se acerca al más necesitado, Él “quien es refugio del oprimido” (V. 9), en los momentos más deplorables y desesperantes, Dios mismo quien fortalece y regresa la paz al pueblo. Para el salmista la grande y poderosa acción Divina siempre se muestra a favor del pobre o el inocente, este mismo niega y envía al opresor a un silencio, pues solo así toman la voz los vulnerables.

Justicia para todos

    Es interesante que, aunque Dios hace justicia a los vivos no se olvida de los asesinatos y escucha el clamor de los afligidos (v. 12) que con gran ímpetu la piden por las calles o bien en un silencio devastador dicen “Dios escúchanos”. Vienen a mi memoria las marchas en México pidiendo “justicia” por los que ya no están, por mencionar algunos: la guardería ABC en Hermosillo, Sonora, las muchas mujeres muertas en México, hombres que son privados de su vida por el narcotráfico; a todas estas personas el salmista no las deja fuera de la justicia de Dios.

 El Salmo 9 es un canto esperanzador, pero también desafiante para la Iglesia Latinoamericana, quien debe levantar su voz poética y profética a favor de las causas de los más vulnerables. Ernesto Cardenal decía en una lectura a este salmo lo siguiente: “Porque tú eres quien gobierna por los siglos eternos y oyes la oración de los humildes y el llanto de los huérfanos y defiendes a los despojados a los explotados”.

En la lucha por la justicia, Dios obra a favor de los suyos, para que más personas canten en este mundo, se necesita darles voz, para que la humanidad entera cante al “Señor Justo” necesita saber que “Dios nunca se olvidará de los pobres; y se cumplirán las esperanzas de los que no tienen nada” (V. 18).

El canto de Jesús y el canto del Salmista  

La opción de la Iglesia de Cristo, corre en esta dirección, contra todo poder dominante y excluyente, el Jesús de los Evangelios hace claramente una relectura de este salmo en su práctica, los poderes de este mundo son derribados “Vayan y cuéntenle a Juan lo que están viendo y oyendo. Los ciegos ven, los cojos caminan, los leprosos son sanados, los sordos oyen, los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia la buena noticia” (Mateo 11:18) esta canción cristológica es la más maravillosa y esperanzadora para este mundo; puedo imaginar a Jesús que con una voz enérgica y alegre envía este mensaje.

El salmista inicia con la misma desesperación de cantar lo que está sucediendo, y dice: “le contaré al mundo entero todas tus maravillas” (v. 1).

Sin lugar a dudas la lectura del Salmo 9 nos concientiza, pero también nos reta para provocar el cántico de victoria en la justicia social, el escritor de esta obra nos dice que solo el Juez Justo, solidario y compasivo que se encarna en la predicación (como acción) de la iglesia (comunidad), puede avivar el “canto de victoria.” 

Vayamos y juntos regresemos la voz a los más vulnerables, llevemos la justicia de Dios en todas sus totalidades al mundo entero, luchemos por las causas de los demás que Dios siempre toma una justa decisión a nuestro favor.  

Edición: Murillo Manuel / Marco Medina

Bibliografía consultada: Salmos, Ernesto Cardenal, Cuadernillos Latinoamericanos. / Edesio Sánchez Cetina, Exègesis y Hermenéutica.

Imágenes: Teología de la liberación

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: