Un reflejo del ayer

Por: Alejandra Lòpez

“Ustedes no han tratado con justicia a los que son maltratados, ni han respetado sus derechos” Amos 5:7

Hace unas semanas atrás mientras revisaba el portal de noticias “EL PAÍS” me encontré con una nota que capto mi atención. En Málaga, España, cinco jóvenes de entre 16 y 17 años agredieron con cinturones, insultaron y humillaron a personas sin hogar, el motivo era el repudio hacia estas o como lo describía el encabezado “me dan asco los indigentes, me pueden pegar algo o morder”, según estadísticas del portal de Internet “Encuentro” en México hay más de 14.9 millones de personas en situación de calle.

La injusticia social que vive este grupo de la población se ha incrementado considerablemente debido a la escasez de leyes generales de población y políticas públicas que promuevan la inclusión de este sector vulnerable en nuestro país; es entonces necesario que como iglesia accionemos ante esta situación, busquemos levantar la voz, siendo creativos para brindar ayuda a este sector rezagado de la sociedad.

El llamado profético surge en respuesta a las necesidades que se presentan en la sociedad de la época, es una lucha en contra de la injusticia, el hombre escogido por Dios demuestra tener una conciencia intensa de lo que constituye la fe y acciona ante el sufrimiento, intercediendo y buscando transformar dicha situación, José Luis Sicre menciona “el profeta no es elegido para gozar de Dios, sino para cumplir una misión con respecto al pueblo” (1998) es así como el profeta se convierte en el intercesor y mediador de la justicia encomendado por Dios.

Hoy la iglesia es quien tiene que asumir el papel profético del siglo XXI ante las necesidades sociales a las cuales nos enfrentamos, una de ellas es el fenómeno de la población en situación de calle, este es una expresión de la pobreza extrema en la cual viven más de 14 millones de personas en todo el país (México), y a la iglesia como agente de cambio le corresponde actuar en favor de estas personas, buscando alternativas y posibles soluciones para erradicar dicho problema social.

En la Biblia encontramos una problemática similar a mediados del siglo VIII a.C., esto en el tiempo del profeta Amós, quien nos relata en el capítulo 5:7 lo siguiente: “Ustedes no han tratado con justicia a los que son maltratados, ni han respetado sus derechos…”, vemos aquí como al pueblo de Israel se le demanda el hecho de no levantar la voz y hacer valer los derechos de los más vulnerables.

Como iglesia, actuar a favor del necesitado no es una opción, conocemos los derechos con los que Dios nos ha creado y es necesario defenderlos y rescatarlos, Amós en su mensaje resalta la falta de empatía hacía los indefensos. Hoy en día podemos presenciar un panorama similar en donde la sociedad actual no muestra interés por el prójimo, sino todo lo contrario “agrede, insulta y humilla” a sus semejantes.

El profeta cristiano debe crear o bien unirse a las diferentes asociaciones que buscan el bienestar del ser humano, es gratificante saber que hoy en día tenemos personas realizando este trabajo profético dentro y fuera de la iglesia, como la fundación GENTE DE LA CALLE que desde 1994 ha decidido apropiarse de la frase ¡para que la calle NO CALLE! Ellos buscan erradicar la situación de calle, esta es una entre muchas otras fundaciones y asociaciones que se encuentran enfocadas en realizar esta increíble labor.

Por lo tanto si la calle es el reflejo de la pobreza extrema, entonces a la iglesia le toca ser el reflejo del amor, la justicia y misericordia, como los profetas del ayer

Bibliografìa

CDMX, G. d. (s.f.). COPRED. Obtenido de COPRED: http://data.copred.cdmx.gob.mx/por-la-no-discriminacion/poblaciones-callejeras/

Morales, A. (2 de marzo de 2019). ENCUENTRO. Obtenido de ENCUENTRO: http://www.encuentroradiotv.com/index.php/portada/primera-plana/item/4969-en-mexico-14-9-millones-de-personas-en-situacion-de-calle

Sicre, J. L. (1998). Profetismo en Israel. Navarra: Editorial Verbo Divino .

Revisión y edición: Marco Medina / Manuel Murillo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: